10 Ago

21 El hombre del tiempo

Programa radiofónico  nº 21 de “Sonido y Oído”, realizado por Fernando Palacios para Radio Clásica de RNE en el año 1991/92.

PODCAST disponible aquí

Con mañana soleada, música alegre y ruidosa. Con mañana cubierta y fría, paseo meditativo. Tarde radiante: playa, barca y danza campestre. Si el tiempo empeora y nos cae un chaparrón encima, nos secamos en el fuego de la chimenea. El hombre del tiempo nos ha ayudado a hacer esta selección musical.

“Continúan las altas presiones afectando a todo el país debido a la presencia de un anticiclón fuerte, situado al Oeste de las Azores y otro sobre la meseta Sur. Tenemos débil borrasca muy al Sur de las Canarias y que en las próximas veinticuatro horas afectará al archipiélago, produciendo algunas precipitaciones”.

“Tenemos sobre Escocia una borrasca fuerte con un frente frío asociado que se extiende por el Noroeste de Francia, de tal manera que su extremo rozará al Cantábrico. En alta mar fuerte marejada”.

“Ambiente muy agradable por la tarde. Ligera subida de las máximas y ligero descenso de las mínimas. Para mañana seguiremos con cielos despejados, con neblinas dispersas a primeras horas y calimas posteriormente con viento muy suave”.

“Otra borrasca fuerte en el extremo Norte de Rusia con un frente frío por la mitad Sureste del país. Se esperan fuertes heladas”.

Esto era un resumen de las previsiones del tiempo para el sábado pasado. Como ahora estamos en invierno hemos oído palabras propias de esta estación como lluvia, marejada, heladas, borrascas. Y no sólo hemos oído esas palabras sino que también ha sonado la lluvia, el mar, el viento. Se me ocurre una cosa: vamos a volver a escuchar el tiempo pero ahora con una sorpresa. ¿A ver qué os parece?

 “Continúan las altas presiones afectando a todo el país debido a la presencia de un anticiclón fuerte situado al Oeste de las Azores y otro sobre la meseta Sur. Tenemos débil borrasca muy al Sur de las Canarias y que en las próximas veinticuatro horas afectará al archipiélago produciendo algunas precipitaciones”.

Tenemos sobre Escocia una borrasca fuerte con un frente frío asociado que se extiende por el Noroeste de Francia, de tal manera que su extremo rozará al Cantábrico. En alta mar fuerte marejada”.

 Ambiente muy agradable por la tarde. Ligera subida de las máximas y ligero descenso de las mínimas. Para mañana seguiremos con cielos despejados, con neblinas dispersas a primeras horas y calimas posteriormente con viento muy suave”.

Otra borrasca fuerte en el extremo Norte de Rusia con un frente frío por la mitad Sureste del país. Se esperan fuertes heladas”.

♫ ¿Os ha gustado la sorpresa? Era muy sencilla. Con la lluvia hemos escuchado un fragmento de la canción Cantando bajo la lluvia. Con la marejada, un poco de La tempestad de Tchaikovsky. Con el ambiente agradable la pieza Canción de  la  mañana de Elgar. Con la borrasca helada un breve trozo de la Sinfonía Antártica de Vaughan Williams.

La verdad es que no es muy difícil encontrar músicas que contengan lluvias, tempestades, vientos, porque a los compositores les encanta desde siempre imitar a la naturaleza. Por eso existe un amplio catálogo de obras musicales sobre los elementos de la naturaleza, o sea, agua, aire, tierra y fuego. Sobre las estaciones del año: primavera, verano, otoño e invierno. Sobre los astros: el sol, la luna, las estrellas. Sobre montañas, sobre ríos, bosques, animales, jardines, paisajes. De todo esto no va a tratar nuestro programa de hoy, ¡qué va! Sólo vamos a tener algunas músicas relacionadas con EL HOMBRE DEL TIEMPO, o la mujer del tiempo.

♫ El primer hombre del tiempo nos dice que vamos a tener una mañana estupenda, algo fresca pero muy soleada y agradable. Bueno, os voy a sugerir que demos un paseo por el parque. A lo mejor hoy ha salido a tocar ese joven del violonchelo y nos deleita con un buen Bach  ♫.

Y si no ha salido el violoncelista, casi seguro que estará tocando cerca de la fuente el grupo sudamericano que no tiene nombre, ni son famosos pero que tocan muy bien  ♫.

Los que no faltan ni un solo sábado son los muchachos del grupo Orquestrío, una orquesta que a la vez es un trío, con un violín, una flauta y un charango que, ayudados por una casete, organizan una buena escandalera ♫.

El segundo hombre del tiempo nos anuncia, ¡mira por dónde!, que el día va a estar cubierto y con bastante frío. Bueno, para todo hay solución. Nos abrigamos bien y vamos a ver como pasa el río tranquilamente sin tener ninguna prisa. Es algo que nos relajará esta mañana. Aquí tenemos un río, el Guadalquivir, que es descrito así por el compositor español Joaquín Turina en su Sinfonía Sevillana  ♫.

Si no nos apetece en esta fresca mañana meditar en el río y queremos desfogarnos un poco, podemos hacer una marcha por el monte. Es importante llevar unas buenas botas y un palo de apoyo. Nos puede acompañar la música de Ricardo Strauss llamada Sinfonía Alpina; como su nombre indica está dedicada a los Alpes, que eso si que son montes  ♫.

Para los más tranquilos podemos buscar otra solución, quedarnos en la cama dejando que viaje nuestra imaginación y no nuestro cuerpo. Es posible que así creamos ver pasar por debajo de nuestra ventana aquel vagabundo errante que cantaba una triste canción de Schubert, canción de un libro llamado Viaje de Invierno  ♫.

Si nos ataca el sueño, no nos importe. Quizá soñemos un viaje como éste que nos cuenta Chaikovsky en su I Sinfonía llamada Sueños del viaje de invierno .

Y si todavía no te gustan ninguno de estos planes, seguro que éste si es de tu agrado. Si no quieres salir a la calle, quédate escuchando “Radio 2 Clásica”. En este momento va a sonar El Invierno del oratorio Las Estaciones de Haydn ♫.

El tercero de los hombres del tiempo nos dice otra cosa, ¡cómo no! Nos anuncia ahora que el día va a estar magnífico, ¡si es que no se ponen de acuerdo! En caso de que tenga razón, si el día va a ser caluroso podemos hacer muchas cosas. Los que tengáis el mar cerca y soportéis el agua fresca de estos tiempos lo tenéis claro: ¡a la playa! al son de esta música de  Eduardo Toldrá que se llama Vistas al mar  ♫.

Los que tengáis cerca un lago ¡a por él! Eso es lo que hizo el pianista Franz Listz cuando pasó por el Lago de Wallenstadt. Le dedicó esta pieza  ♫.

Los que no tengáis ni mar, ni lago tendréis río, digo yo. Si no está contaminado, cosa bastante difícil, podéis daros un chapuzón como el de esta obra del compositor inglés Delius que se titula Por el río y pertenece a su Suite Florida ♫.

Si no hay chapuzón, un paseíto en barca ¡Qué gustazo! Esto que oímos es Una barca en el Océano de Ravel ♫.

Otra estupenda posibilidad con el buen tiempo es ir al campo. Allí podemos bailar esta Danza campestre ♫.

También podemos entrar dentro de una chopera, o un pinar, o un hayedo, lo que tengamos cerca. ¡Humm!, qué gusto estar rodeado de árboles por todos lados, ¿eh? Así se inspiró Johann Strauss para hacer sus Cuentos de los bosques de Viena  ♫.

Para los más vagos también tenemos solución: pasear por el jardín. Puede que con un poquito de suerte resulte un jardín mágico como éste de la obra Mi madre la Oca de Ravel  ♫.

¡Vaya hombre, se ha puesto a llover! Las primeras gotas caen al ritmo de Jardines bajo la lluvia de Debussy  ♫.

¡Pues si que nos la ha jugado bien este hombre del tiempo! A los que hayan ido al campo les va a pillar este tormentón que se avecina en el centro. Va a ser por lo menos como el de la VI Sinfonía de Beethoven que se llama Sinfonía Pastoral  ♫.

Si, pero peor lo van a pasar los que hayan ido en barca. Va a ser tremendo, como el  4º Interludio marino del compositor inglés Benjamin Britten 

¡Menudo chapuzón que nos hemos dado! Todo por hacerle caso a este hombre del tiempo, el tercero, que no ha acertado ni una. Bueno, habrá que volver rápidamente a casa a secarnos en la chimenea encendida. Esta pieza de Schumann se llama así: En la chimenea ♫.

La chimenea además es un buen sitio para contar cuentos y para ver raras imágenes en el fuego  ♫. Este es el Fuego fatuo de Manuel de Falla  ♫.

La tormenta pasa. Llega la noche. Sale la luna ♫. Con este Claro de luna de Debussy va terminando nuestro programa  ♫.

Es buena cosa esta de coleccionar músicas sobre el hombre del tiempo o la mujer del tiempo, ¿verdad?. ¿Cuántas conoces tú? ♫

El próximo programa va a ir dirigido al gusto. Nos haremos la siguiente pregunta: ¿QUÉ ES LO QUE MÁS NOS GUSTA? ♫

En el timón técnico del programa, como siempre, estuvo Carlos Arévalo ♫.

Hasta entonces ¡Adiós y adiós!  ♫

“En mi pueblo le llamaban el hombre del tiempo porque predecía con exactitud los tiempos de sequía y las épocas de lluvia. Y no sólo eso: podía anunciar una tormenta con algunas horas de anticipación. Era una brújula andante. Le bullían en la cabeza los vientos del Norte que acarreaban agua. Y el viento africano, promotor de calurosas neblinas polvorientas, le producía una extraña comezón en los pies. Recuerdo que una soleada tarde de verano extendió su brazo izquierdo balanceando la mano como si iniciase un 3/4, marcando el tiempo con una medida que sólo él conocía.  De pronto su mano se inmovilizó, y él dijo: -Esta noche tendremos tormenta-. Y la tuvimos. Hace tanto tiempo que no se nada de él, yo ahora vivo en la ciudad, que me pregunto si se lo habrá llevado el tiempo o seguirá siendo el consejero climatológico del pueblo. Aunque ahora, la verdad, es que corren otros tiempos”.

© Fernando Palacios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.