25 Ago

Timoteo y el ladrón de canciones

24. Timoteo y el ladrón de canciones.224. Timoteo y el ladrón de canciones.1

ME LO PIDO

En este cuento musical nos encontramos con una nutrida orquesta, que despliega una sonoridad muy variada y actual. El compositor se ha preocupado en su composición de analizar y explicar todo tipo de detalles sonoros (timbres, tesituras, efectos…). Los solos instrumentales se suceden (flauta, trompeta, violín, arpa, clarinete…), la orquesta imita sonoridades (la gaita, las campanas de un reloj, la cueva de la pitonisa, los pasos del monstruo, el viento, aleteos de murciélago…), y hay momentos en que los instrumentos hacen bromas y se equivocan. Conforme avanza el cuento, la música va transformándose en más tenebrosa, las notas se vuelven más gordas y se aprietan hasta conseguir dar miedo. Pero, en los últimos momentos, los metales entonan un himno victorioso, señal de que todo acaba bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.