24 Ago

Naturalidad conquistada

NATURALIDAD CONQUISTADA

Texto del CD “Looking Back over The Baroque”, de Andreas Prittwitz
Irina Records. 2010
Fernando Palacios

Todos hemos coincidido: sorpresa y facilidad. La primera vez que escuchamos al grupo Loocking Back en su propuesta sobre el Renacimiento se produjo en los seguidores de Andreas un efecto paradójico. Por una parte, el resultado nos dibujaba una sonrisa de admiración: volvíamos a escuchar aquellas piezas antiguas, tan famosas, pero vestidas con nuevos trajes y con improvisaciones que les caían como hechas a medida. Por otra, no cabía esperar otro resultado, pues, a través de los años, Andreas nos ha ido acostumbrado a todos los asombros: le hemos visto tocar con el mismo desenfreno Renacimiento, Barroco, Jazz, Pop, Rock, Folclore… y siempre combinando el carácter adecuado de cada época con el inconfundible “estilo prittwitz”. Lo tenemos claro: a Andreas le fluye la música con espontaneidad, sin artificios ni distinción de géneros, por eso ya nada en él nos sorprende, todo parece fácil.

Del puzzle de sus múltiples pasados y presentes artísticos sólo le quedaba dejarse llevar por su intuición y técnica, aplicar una parte del misterioso poderío musical que le adorna, quitarse unas capas de prejuicios y, al fin, conquistar una nueva parcela: fusionarse consigo mismo. Así fue, los instrumentos antiguos encajaron de forma coherente con los modernos –parece que lo estaban esperando, de hecho no resultaba fácil adivinar dónde empezaba la vihuela y terminaba la guitarra, en qué momento sonaba el manuscrito y cuándo la recreación del mismo–, las improvisaciones surgían sin afectación, los diálogos entre instrumentos de ayer y de hoy corrían con desparpajo, lo antiguo dejaba de serlo para transformarse en actual –la profesora Christina Pluhar, líder del grupo L’Arpeggiata, asegura que la música llamada “clásica”, con su repertorio inmutable, ha pasado a ser la antigua, y la “música antigua” la contemporánea– Lo difícil era conseguir que aquel prototipo no fuera engendro o vulgaridad del océano de fusiones de moda, la gracia estaba en que la amalgama de todas las partículas no fuera histriónica y que al “frankenstein” no se le notaran las costuras. En definitiva, no que pareciera natural, sino que lo fuera. Diana.

“¿Cómo no lo has hecho antes?”, le dijimos a coro. “Siempre lo he hecho”, nos contestó. Cierto, en ese frenesí que le persigue –prácticamente no deja nunca de tocar, para el tormento de quienes conviven con él–, desde que tiene uso de razón musical (es decir, desde la cuna) insinúa improvisaciones sobre el primer tema que se le pasa por la cabeza. Y esto lo hace mientras prueba sonido en el escenario, calienta el instrumento en el camerino o desayuna con la flauta, improvisaciones que pueden pasar a ser citadas en cualquier solo. Esto lo ha hecho toda la vida. Pero todavía no había dado el salto mortal a Loocking Back, y hace tres años se produjo el alumbramiento.

Si con Looking Back over The Renaissance (el disco de las tres gallinas) el grupo consiguió seducirnos por su sencillez y verdad, en éste sobre Barroco (las tres ranas) Andreas y sus chicos conquistan lo más difícil: la naturalidad. Los lamentos de Dido y del Stabat Mater nos entristecen tanto en las elegantes improvisaciones del clarinete y los saxos, como con las voces de Janet Baker o Emma Kirkby; después de escuchar este disco, Vivaldi y Bach firmarían encantados nuevos conciertos para los saxos y clarinetes de Andreas; Gaspar Sanz diría “¡claro!”, pues sabemos que sus piezas escritas no son sino fruto de sus improvisaciones sobre danzas populares, es decir, lo que hacía todo el mundo.

Nada importa la opinión que suscite este disco entre algunos cancerberos de la musicología teórica y estricta (esa policía de tiro corto y mirada aviesa que, afortunadamente, comienza a replegarse en retirada), porque la naturalidad, aquella quimera que persiguen los artistas y que los genios del Barroco conquistaron, vuelve a estar presente en este grupo. Con sus improvisaciones, Andreas, Antonio, Laura y Sergio alumbran rincones insospechados de las célebres piezas seleccionadas, y devuelven buena parte de la vida perdida a esas partituras antiguas que nacieron bajo el conflicto creativo de la improvisación.

Estoy convencido de que las tres ranas de la portada miraban por la ventana del estudio de Corelli, apuntaban melodías a las partituras de Bach, rondaban por la mesa de Purcell… son las mismas. Ellas saben que lo que escuchamos en esta grabación, y, más aún, en los impecables directos del grupo, es verdadero, y que las distancias entre cromornos y saxofones, entre violas de gamba y guitarras son inexistentes. Sabemos bien que la única posibilidad de que se hagan presentes los sonidos del pasado es que se manifiesten a través de los de hoy, y en este registro han sido concitados por la naturalidad conquistada del grupo Looking Back. Por lo visto, Nietzsche, ilustre paisano de Andreas, se lo debió de decir al oído, aunque él no se acuerda: “La sencillez y la naturalidad son el supremo y último fin de la cultura”.

 © Fernando Palacios 2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.