17 Ago

6) El toro y los mamíferos

 Espectáculos didácticos.Dossier-11    Espectáculos didácticos.Dossier-12

Dos cuentos musicales para niños y familias

. Un cuento clásico y otro moderno para dos instrumentos de cuerda
. Formación 3: Violín, violonchelo y narrador, con proyecciones
. Música: Alan Ridout (El toro Fernando) y Palacios (Mamíferos mortíferos)
. Intérpretes: Mariana Todorova (violín) y Ángel Luís Quintana (chelo)

Es la historia de un animal pacifista y ecológico; un cuento diferente a todos los demás. Es una historia limpia y ecológica, lo que se entiende hoy como un cuento “políticamente correcto”. La gracia de este cuento está en que todo ocurre por casualidad: un toro pacífico es confundido por bravo a causa de una picadura. Al salir a la plaza de toros se comporta de forma pacífica y causa gran enfado entre los toreros y el público. Es indultado y vuelve a su dehesa, feliz. El violín tiene un tratamiento altamente virtuosístico y descriptivo, por lo que resulta muy interesante para mostrar las posibilidades de los instrumentos de cuerda a los niños. Está considerado uno de los grandes clásicos de los cuentos musicales.

Mamíferos mortíferos nace como segunda parte de Insectos Infectos (para marimba) y tiene su continuación en Arácnidos satánicos (para piano): una serie de cuentos musicales cuyo objetivo es mostrar a los niños los instrumentos de la orquesta sinfónica de uno en uno y, a su vez, dar un repaso humorístico a especies de seres vivos, a veces hostiles para el ser humano, aunque siempre necesarias. Una de las características de esta serie de cuentos es el trabajo con el lenguaje: las rimas constantes, las retahílas más disparatadas, los juegos con esdrújulas y la unión del ritmo del texto con el de la música son algunas de sus peculiaridades. Este cuento musical explota y muestra a los oyentes infantiles los muchos recursos expresivos del violonchelo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.