25 Ago

El toro Fernando e Insectos infectos

6. El toro Fernando e Insectos infectos

 El instrumento elegido por Alan Ridout para El toro Fernando es el más clásico, costoso y transportable de todos los instrumentos de la familia de la cuerda: el violín. Desde Paganini, el violín es un instrumento capaz de hacer todo tipo de sonidos: pizzicatos con una o dos manos, sonidos nasales y aflautados, dobles y triples cuerdas, melodías y acompañamientos a la vez, resbalones y piruetas… Además, todos estos sonidos y la música que construyen están al servicio de la acción, por eso hay un tema suave y melancólico que representa al toro, otro rápido y nervioso para los otros novillos, uno violento para los momentos de furia, un pasodoble para el paseillo… e incluso hay algunas onomatopeyas, como el mugido de la vaca, el vuelo y el picotazo del abejorro o el llanto del torero.

El instrumento que lo hace todo en Insectos infectos es la marimba: la reina de los instrumentos de láminas, un precioso aparato desmontable de casi tres metros de largo. Se toca con baquetas especiales y tiene un azaroso pasado: nació en el África Negra en tiempos remotos, los esclavos que iban a Centroamérica se la llevaron consigo y arribó a Europa en forma de xilófono. Hoy día es un instrumento imprescindible, que se toca con dos y hasta con tres baquetas “en cada mano”. La obra está pensada para que la voz del narrador se mezcle con este monumental instrumento de percusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.