15 Sep

El jardín de las delicicas (nuevo proyecto)

jardín delicias

Cuento musical para cuarteto de cuerda, narrador, instrumentos informales y proyecciones

En el cuento musical El jardín de las delicias la tradición y la modernidad se unen tanto en las músicas (antiguas y actuales, cuarteto clásico con instrumentos de juguete), en los cuentos (historias clásicas actualizadas) como en las imágenes (detalles de El jardín de las delicias proyectados y animados en pantalla). Un recorrido a través de la literatura y la música, junto al cuadro más original y emblemático de su tiempo (s. XVI), y el añadido de juegos participativos de los niños.

Producción

Se trata del estreno absoluto de un cuento musical, escrito a partir de El poema “La conferencia de los pájaros” (Mantiq al Tayr), de Farid Ud-Din-Attar (poeta persa del s. XII), y del cuento infantil “El rey búho”.

Está dirigido a niños de 7 a 11 años, y tiene una duración aproximada de 35’, preludiado por una introducción didáctica de unos 15’. En total, se completa un concierto didáctico de 1h. aproximadamente.

Para su interpretación se precisa una sala con proyector, pantalla y escenario para albergar a un cuarteto de cuerda y un narrador con micrófono y una bandeja para colocar los artilugios musicales que interpretará.

Para la composición de esta obra el autor ha tenido en cuenta la posible participación del Cuarteto Quiroga, uno de los mejores cuartetos jóvenes del mundo.

La conferencia de los pájaros

Los personajes y actividades que se muestran en el famoso cuadro El jardín de las delicias (El Bosco, s. XV), permiten adaptar en formato de cuento infantil, uno de los más grandes poemas sufíes de todos los tiempo: La conferencia de los pájaros, de Farid Ud-Din-Attar, junto a una música nueva en la que aparecen melodías medievales y exóticas con tratamiento contemporáneo.

El gran poeta sufí Farid Uddin Attar, reconocido sucesor de Yalal ad Din Rumí, escribió uno de los más importantes y extensos poemas de la Persia del siglo XII. Lleva por título “Mantic Uttair”, y se ha traducido como “La conferencia de los pájaros”, o también “El lenguaje de los pájaros”. Este famoso masnavi de Farid Attar trata de la asamblea de todos los pájaros del mundo en la que deciden nombrar a su rey. La abubilla, pájaro que conoce los secretos de la creación, es elegida como guía y les habla de su legítimo rey, el “Simorg”, que está sumergido en la perfección de su majestad y que vive en un lugar casi inaccesible, por lo que es necesario emprender un largo viaje para ir en su búsqueda.

 Los pájaros se excusan para no ponerse en marcha, pero la abubilla los va convenciendo contándoles historias sobre gentes de vida austera que han renunciado al mundo, sobre personajes famosos, diálogos entre maestros y discípulos y anécdotas sobre grandes amores de príncipes y faquires. Una vez resueltas las dificultades se ponen en camino, teniendo que atravesar siete valles de donde nadie ha vuelto después de haberlos recorrido. Sólo llegaron treinta pájaros, con el corazón roto y el alma agobiada, sin alas ni plumas; pero vieron esa majestad que está por encima del alcance de la inteligencia humana: el “Simorg” eran ellos mismos.

El jardín de El Bosco

Las misteriosas imágenes de El Bosco excitan la fantasía del espectador y se cuentan desde hace mucho tiempo entre las piezas favoritas de los museos más importantes del mundo. Placer, felicidad, dolor y tormento se hallan estrechamente ligados en estas representaciones. A los paisajes maravillosos en los que los hombres, animales y seres fabulosos conviven en armonía se contraponen mundos apocalípticos con aerostatos en combate y explosiones de bombas que algunos investigadores han interpretado como visiones de guerras venideras. Otros sospechan que el pintor tomaba posición principalmente contra la Iglesia Católica.

Según la interpretación que Hans Belting ofrece del tríptico El jardín de las delicias de El Bosco, éste no es un obra secretamente herética, ni representa una concepción personal de los dogmas de la Iglesia, ni es una singular y opulenta ilustración del relato bíblico de la Creación. Belting ve en esta obra la pintura de una utopía, que sólo pudo brotar del “espíritu de la época” y que relaciona con las teorías humanísticas de Tomás Moro y Eillibald Pirkheimer. El Bosco se preguntaba: “¿cómo sería el mundo si Adán y Eva no hubiesen pecado?”. Por otra parte, el autor ha conseguido identificar a los personajes mundanos que encargaron la obra así como determinar la finalidad de la misma.

 (Del libro El Bosco. El jardín de las delicias.  Hans Belting. Abada Editores)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.