10 Ago

12 Menudos pájaros

Programa radiofónico  nº 12 de “Sonido y Oído”, realizado por Fernando Palacios para Radio Clásica de RNE en el año 1991/92.

PODCAST disponible aquí

Desde los tiempos más remotos han sido considerados los pájaros como músicos extraordinarios. Oiremos algunos de sus cantos más famosos (mirlos, ruiseñores, alondras, colimbos…), así como a los instrumentos que los imitan y algunas composiciones inspiradas en estos magníficos cantores.

♫ “Cuenta la leyenda que en una aldea gallega llamada Armenteira, un buen fraile al que después dieron el nombre de San Ero, quedóse absolutamente transpuesto escuchando el canto de un pájaro. Cuando volvió de aquel éxtasis que le hizo conocer los misterios de la eternidad, habían transcurrido varios siglos. ¡Quién sabe si todavía aquel pajarillo vuela sobre la aldea desgranando las notas del misterioso canto! Porque lo que sí es cierto es que Armenteira parece una aldea dormida en el tiempo. Así que ya sabéis: si os preocupa la vejez y queréis detener el paso de los años aunque sólo sea por un siglo o dos, no tenéis más que acercaros por el lugar y poneros a la escucha” ♫.

¡Qué pajarillo sería aquel capaz de detener el tiempo con su canto? ♫ No nos ha de extrañar demasiado que haya leyendas como ésta que nos ha contado Rosa Álvarez. Leyendas que nos hablan de milagros hechos por los cantos de los pájaros. Pues ¿no es un auténtico milagro que algo tan pequeño sea capaz de hacer tantas maravillas? ♫

♫ Este señor que acaba de llegar es Papageno, el famoso pajarero de “La Flauta Mágica” de Mozart. Ya podemos pues empezar el programa que hoy está dedicado a esos animalitos con alas, plumas, pico y gargantilla de oro. ¡MENUDOS PÁJAROS!

♫ Desde los tiempos más remotos, han sido considerados los pájaros como músicos extraordinarios en todos los confines de la tierra. Así como el canto de otros animales, suponiendo que canten, como lobos, cigarras, grillos, ballenas, sapos… pueden gustar más o menos, con los pájaros no hay discusión. Son los cantores por excelencia ♫.

Cuando alguna persona canta muy bien se le puede comparar con un jilguero o un ruiseñor porque, seguramente, la perfección en el canto está en los pájaros y todo lo que podemos hacer los seres humanos es acercarnos más o menos a tal modelo ♫.

Oliver Messiaen, un extraordinario compositor francés, me confesaba en una entrevista que le hice para la radio que la música que más le gustaba era la de los pájaros porque ellos eran capaces de hacer de todo: hermosas melodías, variadísimos ataques, matices sutiles, variaciones imaginativas. En fin, todo lo que entendemos por música es realizado a la perfección por los pájaros ♫. Tanto es el amor que Messiaen tiene hacia el canto de los pájaros que gran parte de su obra musical se ha basado en la utilización de esos cantos, que él mismo ha pasado a música escrita ♫.

No debemos considerar a los pájaros como cajas de música, ni mucho menos, sino como amantes de los sonidos que cultivan la práctica de su combinación como un arte, como lo hacemos los hombres. Para muchos pájaros el arte de cantar ha llegado a ser el verdadero objeto de su vida, como buscar alimentos o mantener a su familia ♫.

Los pájaros aprenden sus cantos en primer lugar de sus padres. Podríamos decir que con el canto de los pájaros ocurre como con el folclore, que se transmite de generación en generación. Por eso un pájaro criado en cautividad, un pájaro enjaulado, no canta el canto natural de su especie. Hay muchos tipos de pájaros que no pasan de ser meros transmisores, intérpretes de lo que han aprendido. Pero otros son auténticos compositores. Inventan melodías continuas, introducen octavas y acordes perfectos en sus composiciones, hacen variaciones acertadísimas que ya quisieran para sí ciertos compositores que sabemos ♫.

Otros tipos de pájaros aprenden con gran facilidad cuanto se les enseña. Hasta se han inventado instrumentos para enseñar a cantar a estos pájaros, reclamos. En 1700 se publicó en Londres un libro titulado así ‘Descripción de todos los pájaros musicales del reino así mismo varias melodías nuevas escritas especialmente para pájaros, las que pueden enseñarse por medio del cantillo o pequeño flageolet’ ♫.

Así como los intérpretes estudian su instrumento horas y horas para perfeccionar su técnica, y los cantantes su voz para cantar mejor, los pájaros hacen lo mismo. Estudian horas y horas hasta dejar la melodía acabada. Y cuando les gusta, la vuelven a cantar al año siguiente. Os parecerá mentira, pero es cierto ♫.

Daines Barrington, escritor del siglo XVIII, organizó un certamen musical en el que inscribió a todos los pájaros británicos. Ideó una hoja de clasificaciones donde se tenía en cuenta la suavidad del tono, la extensión, la afinación, etc. El primer puesto lo ocupó el ruiseñor ♫ y el último puesto, el gorrión.

Es evidente que no todos los pájaros cantan igual de bien. Hay unos que son más apreciados que otros. El Beethoven de los pájaros es el mirlo ♫. El que más literatura ha dado, sin duda, el ruiseñor ♫.  El más madrugador: la alondra ♫. El más enigmático: el huiraburu ♫. El más clásico: el zorzal ♫. El más chiquitín: el chochín ♫. El más solitario: el colimbo ♫

Ahora vamos a asistir a un concierto de pájaros africanos: pájaros de Senegal, de Camerún, de Sudáfrica y de Kenia. Algunos de los mejores cantores del planeta están aquí ♫

  • – Sí, sí me parece música.
  • – No, no porque no hay una organización. Es una cosa espontánea. A lo mejor es música para los pájaros. Eso ya no lo conozco mucho. Nunca he sido pájaro.
  • – El canto de los pájaros no me parece música. A mis oídos no me parece música. Me parece naturaleza o algo así, pero música, no.
  • – Sí, muchas veces sí. A veces molesta porque son un poco pesados por la mañana, pero sí, es música.
  • – El canto de los pájaros también es música, claro.
  • – El canto de los pájaros es música porque hacen…(risas y silbidos)
  • – El canto de los pájaros sí me parece música.
  • – Sí, puede representarse como música, pero deberían de ser muchas clases de pájaros diferentes.

 ♫ Más o menos, pero a todos nos gusta el canto de los pájaros. Hasta tal extremo que hay inventos de todo tipo para imitar su canto. Un pito en forma de pajarito que se llena de agua y… ♫  Un pajarito mecánico como éste que me regaló Sofía, le tocas el pico y… ♫ no canta como el del cuento de Andersen, pero acompaña ♫. El silbido se inventó para imitar a los pájaros ♫. Además hay todo tipo de reclamos, de aparatitos que se meten en la lengua.

También hay algunos instrumentos musicales que pueden imitar muy bien a los pájaros. La flauta ♫ La flauta fue la elegida para hacer de pájaro en el cuento musical “Pedro y el lobo” de Prokofiev, no hay que olvidarse ♫. También el violín ♫. También el clarinete ♫. El hoo-ching, ese instrumento chino que ya ha aparecido varias veces en nuestro programa ♫ y el sintetizador, naturalmente ♫. Y otros como el cello de Miguel que hace estupendamente el pájaro loco ♫. Pero el que más veces se ha utilizado para hacer de pajarillo ha sido la voz, concretamente la voz de soprano ♫.

Los compositores que han imitado en sus obras a los pájaros son muy numerosos. Os mostraré unos pocos.

Janequin, un madrigalista del Renacimiento francés, tiene una obra fundamental: ‘El canto de los pájaros’ ♫.

Cuando un compositor se quiere referir a la primavera echa mano de los pájaros. Caso típico: Vivaldi ♫.

Pasa lo mismo con los amaneceres. Siempre que hay amaneceres musicales, siempre hay pájaros ♫.

El cucú es uno de los que más música ha inspirado. Frescobaldi, Pasquini, Purcell, Händel, Vivaldi, Beethoven, Haydn, Saint-Saëns, Delius y otros muchos, además de los relojes suizos, han introducido el canto del cuclillo en sus músicas ♫.

Otros casos ejemplares son los siguientes: el de los murmullos de la selva en la ópera “Sigfrido” de Wagner ♫.

Algunos cuartetos de Haydn, como el “Cuarteto 41 en Do” llamado de “Los pájaros”, o éste el de “La alondra” ♫.

O el de la obra de Respighi Las aves, que es una refundición musical de composiciones antiguas que imitaban a los pájaros ♫.

Otros compositores no imitan a los pájaros, sino que incluyen grabaciones de sus cantos en sus obras. Veamos unos casos. El finlandés Rautabaara en su obra “Cantus árticus” incluye bandadas de aves migratorias ♫.

En la canción “Mirlo” de The Beatles canta un auténtico mirlo ♫.

En “Los pinos de Roma”, del compositor antes mencionado Ottorino Respighi, aparece un ruiseñor en la noche ♫.

El saxofonista, compositor y ecologista Paul Winter, tiene un montón de canciones donde dialoga con pájaros ♫.

De entre la gran cantidad de curiosidades y anécdotas de cantos de pájaros que hay, os voy a contar algunas en estos pocos minutos que quedan. ¿Os podríais imaginar que las golondrinas organizan auténticos cantos a coro posadas en los alambres del telégrafo? ¿O que entre los grupos de estorninos hay uno de ellos que es el solista que empieza a cantar una melodía y que el coro, que es el resto, la termina como si fuera un estribillo? ♫.

¿Sabíais que los mejores pájaros cantores rara vez son de colores brillantes? Los pájaros de colores apagados como los ruiseñores, alondras, jilgueros, mirlos y zorzales, son los que cantan mejor. Como en todo, hay excepciones ♫.

Mozart compró un estornino adiestrado al que le habían enseñado una canción. Mozart la escuchó, la anotó en papel pautado y puso al lado: “¡es hermosa!” ♫.

Se cuenta el caso de un loro gris al que le habían enseñado a silbar trozos de Beethoven. Cuando se pronunciaban las palabras “Sinfonía Pastoral”, el loro cantaba un fragmento de la misma. ¡Es que hay que ver qué cosas hay en la vida! ♫.

El canto de los canarios ha sido perfeccionado por sus cuidadores y por eso se hacen concursos de cantos de canarios, ¡a ver cuál canta mejor y con más frases distintas! Los canarios campeones alcanzan precios elevadísimos ♫.

En el estreno de la ópera “Rinaldo” de Händel, se soltaron cantidades de pajarillos en una escena del primer acto en la que sale una fuente y una pajarera. Pero los pájaros no eran buenos actores y en vez de posarse en los arbolitos del escenario se fueron por el patio de butacas y apagaron las velas ♫.

Queridos amigos, se acabaron los pájaros por hoy. Se acabó el tiempo ♫.  Desde aquí un agradecimiento especial a Percy Sholes por su artículo de “Canto de Pájaros” del “Diccionario Oxford de la Música”. Sin ese artículo el programa de hoy hubiera sido, con toda seguridad, distinto ♫.

No estaría nada mal que aprendiéramos todos un poco a cantar como los pájaros, ¿no os parece? ♫

De todos los cantos de pájaros que habéis oído, ¿os acordáis de alguno? ♫

El próximo día nos vamos de paseo. Vamos a enseñar a disfrutar del placer de pasear a mi sobrino Pablo. El programa se titulará UN PASEO CON PABLO. En el paseo como con los pájaros, nos acompañará como siempre Carlos Arévalo.

♫   Hasta entonces, adiós y adiós

© Fernando Palacios

CANTOS-DE-AVES-WEB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.